Cascos con cámara integrada: seguridad personal y la ley

26 Jan 2021

Los cascos con cámara integrada se han convertido en uno de los elementos imprescindibles para los ciclistas, especialmente para aquellos que usan la bicicleta para ir a trabajar. Estos cascos les permiten de grabar su trayecto tanto por motivos de protección como por placer. A los ciclistas les puede resultar frustrante que los conductores los adelanten de manera peligrosa y, cuando se produce un accidente, en la mayoría de los casos es su palabra contra la de ellos. En algunos casos, los conductores ni siquiera se detienen, dejándoles lesionados y con una bicicleta dañada y sin ninguna forma de reclamar el coste de la reparación.

Las aseguradoras deniegan con frecuencia la responsabilidad por el accidente hasta que la policía finaliza sus investigaciones. Es posible que la aseguradora continúe denegando responsabilidad y comience a cuestionar la capacidad del ciclista para circular en bicicleta y a plantear preguntas sobre cómo pudo haber contribuido al accidente.

Antes de que existieran los cascos con cámara integrada, era necesario encontrar testigos del accidente que estuviesen dispuestos a proporcionar su declaración acerca de lo ocurrido. Los testigos pueden ser poco fiables; pueden no estar dispuestos a involucrarse, cambiar su versión o no testificar en juicio. Gracias a los cascos con cámara integrada, no es necesario depender de testigos.

En muchos casos, las grabaciones de la cámara integrada pueden ayudar a demostrar cómo ocurrió el accidente y pueden ser la diferencia entre ganar y perder su caso. La grabación de imágenes en lugares públicos es legal, así que no debe preocuparle usar un casco con cámara integrada a diario.

Para poder utilizar la grabación de la cámara integrada como evidencia, debe descargarla y copiarla en un CD, el cual debe ir acompañado de un certificado que indique que las imágenes no han sido alteradas. Esto debe ser corroborado por un abogado.

En nuestro despacho de abogados hemos llevado varios casos en los que las grabaciones del casco han sido realmente útiles. A continuación les exponemos algunos ejemplos en los que las grabaciones de las cámaras integradas en los cascos han ayudado a ganar el caso:

Primer caso

Nuestro cliente, quien circulaba en bicicleta, estaba atravesando un cruce de dos carriles cuando el demandado se le cruzó por delante para incorporarse al carril por el que circulaba el demandante. El argumento del demandado era que nuestro cliente todavía estaba muy alejado cuando se incorporó a su carril y que fue el ciclista quien se chocó con la parte trasera del coche. Sin embargo, la grabación de la cámara del casco mostró claramente que el demandante se encontraba al lado del automóvil del demandado, por lo que éste debería haberle visto al cambiarse de carril.

Segundo caso

El demandado tenía una cámara integrada en el casco de su motocicleta. Cuando el semáforo se puso en verde, aceleró a gran velocidad. Las imágenes mostraron claramente que nuestro cliente estaba visible y el demandado tuvo tiempo suficiente de frenar para evitar el accidente.

Tercer caso

La parte demandada denegó la responsabilidad por el accidente. Afirmó que un camión se estrelló contra su parte trasera y esto provocó que colisionara con nuestro cliente. La cámara del caso mostró que este no fue el caso.

Blog escrito por Laura Swaine, abogada del equipo de Lesiones Personales.

 

Share this article