Reclamación por fallecimiento se resuelve por £125,000

22 Feb 2021

La reclamación se interpuso tras el fallecimiento del Sr D, quien se ahogó como consecuencia de una colisión entre dos barcos en el Canal de la Mancha.

El Sr. D se encontraba a bordo de un pequeño barco de pesca con el propietario del mismo y otros dos amigos. Era por la noche y estaban pescando con cañas. Un barco de arrastre, propiedad de los demandados y operado por ellos, golpeó el pequeño barco pesquero de refilón y aplastó la popa del mismo provocando que se hundiera rápidamente.

Ninguna de las personas a bordo del pesquero llevaba salvavidas y el barco no estaba debidamente equipado con un “francobordo” adecuado en la parte trasera para evitar que el agua lo hundiera. Aunque tenían las luces de navegación correctas, no estaban realizando una vigilancia adecuada. Tres personas se ahogaron trágicamente y una sobrevivió.

El arrastrero tampoco estaba realizando una vigilancia adecuada: el vigilante se distrajo utilizando su teléfono móvil y trabajando en un ordenador portátil. El patrón del arrastrero volverá a ser juzgado en 2021 por delitos relacionados con no realizar una debida vigilancia. En 2020 el jurado no pudo llegar a un veredicto.

Un informe de la Subdirección de Investigación de Accidentes Marítimos formuló una serie de recomendaciones destinadas a mejorar los niveles de vigilancia de los propietarios del arrastrero.

Hay un período de prescripción de 2 años para interponer una reclamación en casos de accidentes que ocurren en el mar. Instruimos a un abogado superior del Almirantazgo (Senior Admiralty Counsel) para que redactara la declaración sobre la colisión y se emitieron procedimientos civiles de compensación contra los propietarios del arrastrero ante el Tribunal de Almirantazgo (Admiralty Court). La aseguradora del arrastrero denegó la responsabilidad sin ni siquiera admitir un porcentaje de culpa por parte de los propietarios del barco.

No pudimos actuar contra el patrimonio del propietario del pequeño barco pesquero ya que no estaba asegurado y era probable que el patrimonio no tuviese activos. El barco se había comprado en eBay por £500. Además, nuestra clienta no quería demandar a la familia del amigo de su esposo.

Justo antes de que se iniciase la primera audiencia, el caso se resolvió por £125,000 sin llegar a acordar una división en el porcentaje de culpa. La reclamación por daños y perjuicios incluyó una indemnización por duelo y reclamaciones por dependencia bajo la Ley de Accidentes Mortales de 1976.

Se llevó a cabo un trabajo considerable para probar una dependencia financiera, que incluyó la obtención de una orden de divulgación de terceros, acceso a información bancaria relativa a transferencias internacionales y contacto con el Ministerio de Pensiones de Rumania.

Si se ha visto involucrado en un accidente que le ha cambiado la vida y le gustaría recibir asesoramiento, póngase en contacto con Rob Aylott o cualquier miembro de nuestro departamento de Lesiones Personales llamando al número 07593575746 o rellenando un formulario online.

 

Share this article